La telaraña de la vida de David Suzuki
 
“Sólo cuando haya muerto el ultimo árbol, el último río haya sido contaminado y el último pez haya sido pescado, nos daremos cuenta que el dinero no se puede comer”.

“Hablar a los corazones, no a sus mentes". Lloramos y sufrimos porque estamos huérfanos. Damos gritos de esperanza por las “Deudas que nunca se pagan...”. Somos lo que hacemos, no lo que decimos. Nuestros actos no reflejan nuestras palabras. Somos lo que hacemos, no lo que decimos. Nuestros actos no reflejan nuestras palabras. La responsabilidad de los políticos y dirigentes, que libremente han elegido su obligación, es garantizar el bienestar presente de los ciudadanos y el futuro de nuestros hijos. Los seres humanos y el respeto a la dignidad es esencial, promoviendo progresar sin escondernos en el argumento.David Suzuki.