-Revolución Indigo
 
Documental  y una entrevista con Divaldo Pereira..





Entrevista de Divaldo Pereira Franco


Uno de sus libros publicados más recientemente tiene por título "La Nueva Generación: La Visión Espírita sobre los niños índigo y cristal".

                                              - ¿Quienes son los niños índigo y cristal?

Divaldo – Desde los años 70, aproximadamente, psicólogos, psicoterapeutas y pedagogos comenzaron a notar a presencia de una generación extraña, muy peculiar.

Se trataba de niños rebeldes, hiperactivos que fueron inmediatamente catalogados como niños patológicamente necesitados de apoyo médico. Más tarde, con las observaciones de otros psicólogos se llegó a la conclusión de que se trata de una nueva generación. Una generación espiritual y especial, para este momento de gran transición de mundo de pruebas y de expiaciones que alcanzará el nivel de mundo de regeneración.

Los niños índigo se llaman así porque poseen un aura de una tonalidad azul, aquella tonalidad índigo de los tejanos (blue jeans) (Dra. Nancy Ann Tape).

El índigo es una planta de la India (indigofera tinctoria), de la cual se extrae ese color que se aplicaba en pantalones y hoy en la ropa en general. Esos niños índigo siempre presentan un comportamiento sui generis.

Desde temprano demuestran estar conscientes de que pertenecen a una generación especial. Son niños portadores de alto nivel de inteligencia y que, posteriormente, fueron clasificados en cuatro grupos: artistas, humanistas, conceptuales e interdimensionales o transdimensionales.

Los niños cristal son aquellos que presentan un aura blanquecina, razón por la cual fueron llamados de esa forma.

A partir de los años 80, ellas reencarnaron en masa, lo que ha exigido un necesario cambio de patrones metodológicos en la pedagogía, una nueva psicoterapia a fin de ser atendidas, desde que serán las continuadoras del desarrollo intelecto-moral de la Humanidad.

ER – Esos niños no podrían ser confundidos con los portadores de trastornos de personalidad, de comportamiento, disturbios de la atención? ¿Cómo identificarlas con seguridad?

Divaldo - Esa es una gran dificultad que los psicólogos han experimentado, porque normalmente existen los niños que son portadores de trastornos de personalidad (DDA) y aquellos que, aparte de los trastornos del aprendizaje, son también hiperactivas (DTAH), pero los estudiosos clasificaron en 10 ítems las características de un niño índigo, así como el de un niño cristal.

El niño índigo tiene absoluta conciencia de aquello que está haciendo, es rebelde por temperamento, no puede  quedarse en una fila, no es capaz de permanecer sentada durante un determinado periodo, no teme las amenazas...

Con esos niños no es posible hacer ciertos tipos de chantaje. Es necesario dialogar, hablar con naturalidad, convivir y amarlos.

Para tanto, los especialistas eligen como métodos educacionales algunas de las propuestas de la doctora María Montessori, que creó, en Roma, en el año 1907, su célebre Casa dei Bambini, así como las notables contribuciones pedagógicas del Dr. Rudolf Steiner. Steiner es el creador de la antroposofía. Él presentó en Stuttgart, en Alemania, sus métodos pedagógicos, a partir de 1919, que fueron llamados Waldorf.

A partir de aquella época, los métodos Waldorf empezaron a ser aplicados en diversos países. ¿En qué consisten? Amor al niño. El niño no es un adulto en miniatura. Es un ser que está siendo formado, que merece nuestro mejor cariño. El niño no es objeto de exhibición, y debe ser tratada como niño. Sin demasiado consentimiento, pero tampoco sin exigencias por encima de su nivel intelectual.

Entonces, esos niños esperan encontrar una visión diferenciada, porque, al ser matriculados en escuelas convencionales, se tornan casi insoportables. Son tenidas como DDA o DTAH. Son niños con déficit de atención e hiperactivas. En ese caso, los médicos vienen recomendando, principalmente en los Estados Unidos y en Europa, la Ritalina, una droga profundamente perturbadora. Es llamada la droga de la obediencia.

Ese niño se vuelve accesible, si, pero pierde la espontaneidad. Su cerebro cargado de la sustancia química, cuando ese niño alcanza la adolescencia, tendrá la necesidad de otro tipo de droga, cayendo en la drogadicción.

De ahí que sea necesario tener mucho cuidado.

Los padres, en casa (como normalmente los padres casi nunca están en casa y sus niños son cuidados por personas remuneradas que les dan informaciones, no siempre correctas) deberán observar la conducta de los hijos, evitar puniciones cuando se equivoquen, al mismo tiempo poniéndoles límites. Cualquier tipo de agresividad las vuelve rebeldes, lo que puede llevar a algunas a convertirse en serios criminales. Los estudios generalizados demuestran que algunos de ellos tienen ramalazos artísticos especiales, mientras que otros son portadores de grandes sentimientos humanistas, otras son emocionales y otras son portadoras de naturaleza trascendental.

Aquellos niños trascendentales, probablemente serán los grandes y nobles gobernantes de la Humanidad en el futuro.

Los artísticos traen una visión diferenciada sobre el Mundo, del arte, de la belleza. Cualquier tipo de castigo les provoca resentimiento, amargura que pueden llevar a la violencia, a la perversidad.

ER – Usted se refirió a las características mentales, emocionales de esos niños. ¿Tienen alguna característica física propia? ¿Tiene información si el ADN de esos niños es diferente?

Divaldo - Aún no se tiene, que yo sepa, una especificación sobre ellos en lo referente al ADN, pero se cree que, a través de generaciones sucesivas, habrá un cambio profundo en los genes, a fin de poder ampliar el neocortex, ofreciéndole más amplias y más complejas facultades. Tratándose de Espíritus de otra dimensión, es como si  quedaran enjauladas en nuestro complejo cerebral, sin encontrar como expresarse. A través de las generaciones sucesivas, el periespíritu irá modelándoles el cerebro, haciéndolo aún más privilegiado.

Como que nuestro cerebro actual es un edificio de tres plantas, desde la parte reptil, a la mamífera y al neocortex que es la área superior, las emociones de esos niños crearán una parte más noble, creo, para propiciarles la capacidad de comunicarse psíquicamente vivenciando la intuición.

Características físicas existen, si, algunas. Los estudiosos especializados en esa área, dicen que los niños cristal tienen una mirada diferente, poseen la capacidad para observar el mundo con profundidad, dirigiéndose a las personas con cierta altivez e incluso con cierto atrevimiento.... Tienen dificultad en hablar con rapidez, tardando para conseguirlo a partir de los 3 o 4 años. Entendemos el hecho, considerándose que, viniendo de una dimensión en que el verbo es diferente, primero tienen que escuchar mucho para crear el vocabulario y poder comunicarse con nosotros. Entonces, son esas observaciones iniciales que están siendo debatidas por los pedagogos.

ER – ¿Con qué objetivo están reencarnando en la Tierra?

Divaldo - Allan Kardec, con la sabiduría que le era peculiar, en el último capítulo del libro
La Génesis, se refiere a la nueva generación que vendría de otra dimensión. De la misma forma que en el tiempo del Pithecanthropus erectus vinieron los llamados Exiliados de Capela o de donde sea, porque hay mucha resistencia de algunos estudiosos sobre esa tesis, la verdad es que vinieron de una dimensión superior y traían el periespíritu ya formado y plasmaron, en las generaciones inmediatas, nuestro biotipo, el cuerpo, conforme lo conocemos.

Después, cumplida la tarea en la Tierra, regresaron a sus hogares, como dice la Biblia, al referirse al ángel que se rebeló contra Dios - Lucifer.

En la actualidad, esos luciferes volvieron. Sólo que, en este otro gran momento, están viniendo de Alcione, una estrella de 3ª grandeza del grupo de las pléyades, constituidas por siete estrellas, conocidas por los griegos, por los chinos de la antiguedad y que forman parte de la Constelación de Tauro.

Esos Espíritus vienen ahora en una misión muy diferente que la de los de Capela.

Claro que no todos serán buenos. Todos los índigos presentarán altos niveles intelectuales, pero los cristal serán, al mismo tiempo, intelectualizados y moralmente elevados.

ER – Ya que ellos están llegando hace cerca de 20, 30 años, ¿tenemos ahí una juventud que está haciendo diferencia en el Mundo?

Divaldo – Creo que si. Podemos observar, por ejemplo, y la prensa lo está mostrando, en este momento, genios precoces, como el joven americano
Jay Greenberg, considerado como el nuevo Mozart. Empezó a componer a los cuatro años de edad. A los seis, compuso su sinfonía. Ya compuso cinco. Recientemente, fue a acompañar la grabación de una de sus sinfonías por la Orquestra Sinfónica de Londres para observar si no adulteraban alguna cosa.

Lo que es fascinante en este joven, es que él no compone tan sólo la partitura central, sino todos los instrumentos, y cuando le preguntan cómo es posible, responde: "Yo no hago ningún esfuerzo, está todo en mi mente".

Durante las clases de matemáticas, él compone música. La matemática no le interesa, ni cualquier otra doctrina. Es más curioso aún, cuando afirma que su cerebro posee tres canales de música diferentes. Él las escucha simultáneamente todas, sin ninguna perturbación. Concluyo que no es de nuestra generación, pero que vino de otra dimensión.

No solamente él, sino muchos otros, que han llamado la atención de los estudiosos. En Méjico, un crío de seis años da clases a profesores de Medicina y así en adelante... Fuera de aquellos que están perdidos en el anonimato.

ER – ¿Qué diría usted a los padres que se encuentran con hijos que presentan esas características?

Divaldo - Los técnicos dicen que es una gran honra tenerlos y un gran desafío, porque son niños difíciles en el tratamiento diario. Son afectuosos, pero técnicamente rebeldes. Serán conquistados por la ternura. Son niños un poco destructivos, pero no por perversidad, sino por curiosidad.

Como que vienen de una dimensión donde los objetos no son familiares, cuando ven alguna cosa diferente, algún objeto, lo abren para poder mirar la estructura.

Son niños que debemos educar apelando a la lógica, al buen sentido.

El niño debe ser orientado, esclarecido, repetidas veces.

Volvemos a los días de la educación doméstica, cuando nuestras madres nos ponían en el regazo, hablaban con nosotros, nos enseñaban a orar, nos orientaban en las buenas maneras, en las técnicas de una vida saludable, nos hablaban de ternura y nos hacían el corazón muy dócil, son los métodos para tratar a los niños modernos, a todos, índigo, cristal o no.