-La ciencia y el espíritu en los aspectos de la biología y el ADN
 


El Dr. Lipton es un biólogo celular norteamericano, realiza sus estudios e investigaciones en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y su línea de investigación es la unión entre ciencia y espíritu. Ha sido invitado a numerosos programas de TV y radio para hablar sobre las membranas de las células, epigenética y la nueva biología que son sus temas de especialización.

La epigenética está ahora en voga, se trata de toda una corriente de la biología que estudia la influencia del medio ambiente y las condiciones exteriores sobre los genes, el ADN humano . Epigenética significa literalmente, “control sobre la genética”; estos estudios han revolucionado la manera en que los científicos piensan que está controlada la vida. ¡Los genes NO son nuestro destino!, sabes, no son algo inamovible y determinante como se creía hasta ahora. Las influencias del medio ambiente, incluyendo la nutrición, el estrés y las emociones, pueden modificar los genes, sin cambiar la secuencia básica del ADN, y más asombroso aún, estas modificaciones pueden pasar a las nuevas generaciones.

Tiene mucha información sobre la mafia que son los médicos, los sistemas de salud, las farmacéuticas, etc. Tiene datos tan impresionantes, ALARMANTES, sobre el uso de los antidepresivos, ansiolíticos y demás tratamientos halopáticos para enfermedades como el SIDA y el cáncer….

Resumen de su propuesta (traducido libremente del libro The genie in yours genes de Dawson Church)

En 1982, Lipton comenzó examinando los principios de la física cuántica y cómo se integraban a su entendimiento de los sistemas de procesamiento de información de las células. Produjo una serie de estudios innovadores sobre la membrana celular, que revelaron que esta capa externa de las células es un homólogo orgánico de un chip de computadora, el equivalente celular del cerebro humano. Sus estudios en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford entre 1987 y 1992 revelaron que el medio ambiente, el cual opera a través de la membrana celular, controla el comportamiento y la fisiología de la célula, apagando y encendiendo a los genes (como se haría con un suiche de luz).

Estos estudios en conjunto con otros llevados a cabo por más científicos dieron origen al nacimiento de la Epigenética, conectando los campos que estudian la mente con los que estudian el cuerpo humano. Aplicó un concepto básico de la física cuántica al campo de la biología celular, se trata de que “el universo cuántico es un set de probabilidades suceptible a los pensamientos del observador”. Mientras que la biología celular tradicional se ocupaba de las moléculas físicas que controlan la biología, Lipton se enfocó en los patrones químicos y electromagnéticos a través de los cuales la energía en la forma de nuestros pensamientos y creencias pueden afectar nuestra biología, incluyendo el genoma humano.

El asunto novedoso es que sus descubrimientos indican que la mente controla las funciones del cuerpo y eso implica que nuestros cuerpos pueden ser modificados a medida que cambiamos nuestra manera de pensar. Nuestras creencias interactúan con la infinitud de probabilidades del universo cuántico, y éstas afectan las células de nuestros cuerpos, contribuyendo a la expresión de diferentes potenciales genéticos.

El mecanismo descrito funciona así.

Existen proteínas que están a ambos lados de la membrana celular. Las proteínas de la superficie externa de las células son receptivas a las fuerzas externas, incluso a los cambios bioquímicos en el cuerpo producto de los diferentes tipos de pensamientos y emociones. Estos receptores externos afectan a su vez a las proteínas internas de la célula, alterando su estructura molecular. Los dos tipos de receptores funcionan como un enrejado que se puede contraer y expandir. El grado de expansión determina el tamaño y la forma de las moléculas -llamadas proteínas emisoras- que pueden pasar a través de dicho enrejado. Las proteínas juntas, el complejo receptor-emisor por sí mismo, actúa como un suiche molecular, aceptando las señales del ambiente celular que “desenvuelven” el ADN, desactivando la “funda” de proteínas que lo cubre.

A diferencia de lo que se creía hasta hoy, los descubrimientos de Lipton indican que el ADN no es precisamente el que controla la biología de las células sino precisamente esta funda de proteínas que lo cubre, y que es la responsable del encendido o apagado de los genes. Y esta funda depende más de las señales del medio ambiente que se dan afuera y adentro de la membrana celular, que de la información genética en sí misma.

Ya no tienes que esperar angustiado a que tus células desarrollen CÁNCER, como si estuvieras viviendo con una bomba de tiempo dentro de tu cuerpo, puedes hacer MUCHO con tan sólo cambiar la forma en que piensas día con día.

   

Del prologo e introducción del libro que te indico en la parte inferior, copio los siguientes párrafos:

  • La carga genética de todo ser viviente, no sólo no determina las condiciones biológicas en que se va a desarrollar, sino que ni siquiera es el factor condicionante fundamental. Lo que lo condiciona como organismo vivo es el entorno físico y energético
  • En la evolución no sobreviven los más competitivos, sino los organismos con más capacidad de cooperación, lo que contradice a Darwin
  • No somos víctimas de nuestros genes, sino los dueños y señores de nuestros destinos
  • Son nuestras creencias las que controlan nuestro cuerpo, nuestra mente, y por tanto nuestra vida
  • La membrana es el verdadero cerebro de las funciones celulares, no el núcleo
  • Los pensamientos positivos tienen un efecto intenso sobre el comportamiento y los genes
  • Las células y las personas necesitan crecer, y son los miedos los que impiden ese crecimiento



 


 

Para sacar tus propias conclusiones lo mejor que puedes hacer es leer el libro. Clic en la portada para acceder a él