-La Glándula Pineal y el Espíritu‏
 




Entrevista a Sergio Felipe de Oliveira

 
Mientras que en los Estados Unidos el tema “Medicina y Espiritualidad” es investigado hace décadas en las universidades, contando con la disciplina Salud y Espiritualidad en mas de 50 clínicas médicas, en Brasil los estudios a ese respecto aún son recientes. El médico Sérgio Felipe de Oliveira está formado en Medicina y es profesor en Ciencias con la tesis sobre la .Estructura de la Glándula Pineal Humana.

-¿Su formación espirita influenció en la búsqueda de la espiritualidad en el área médica? ¿Por qué?

Sergio Felipe.
Sin duda, porque el espiritismo pregona que la espiritualidad debe estar ligada a la Ciencia como principio fundamental, por eso y al mismo tiempo, estoy estrechamente ligado con el pensamiento científico.La glándula pineal es un órgano sensorial de telepatía, inclusive de la mediumnidad que sería una telepatía que los individuos tienen con la dimensión espiritual.

-¿Cómo se ve el tema “Salud y Espiritualidad” en las universidades norteamericanas?

Sergio Felipe
-En los Estados Unidos el tema surge como una reivindicación de la población, que disfruta de un sistema muy accesible a las políticas de gobierno. El “National Institute of Health” (que es el Ministerio de Salud de los Estados Unidos) prohibió las prácticas espirituales en salud. Los ciudadanos reclamaron por considerar que era una prohibición en de las prácticas sin pruebas de que no funcionase, además de no haber dado ninguna alternativa, ya que la medicina formal no cura todas las enfermedades. Entonces fueron obligados, bajo el punto de vista jurídico, a atender a la población, y comenzaron a desarrollar modelos de investigaciones posibilitando la relación de la espiritualidad en la práctica médica, con los criterios de la ética médica y con el rigor de la ciencia. Actualmente más de cincuenta universidades en los Estados Unidos tienen Salud y Espiritualidad en sus asignaturas.

-Y en Brasil, ¿el tema Salud y Espiritualidad aún es muy reciente?

Sergio Felipe
- En tanto existen núcleos aislados, estamos apenas en el inicio. Entretanto, si los colegios médicos no observan la importancia de desarrollar este tipo de investigación, continuaremos condenados a quedar en manos de esotéricos. La enfermedad debe ser interpretada bajos los aspectos patológicos, psicológicos y espirituales, teniendo en consideración el medio ambiente.

-Su tesis de profesorado versó sobre la “Estructura de la Glándula Pineal Humana”. Esta es la glándula más misteriosa del cuerpo humano y queda localizada exactamente en el centro del cerebro. Era llamada por los antiguos filósofos la “sede del alma” y el “controlador del pensamiento”. Háblenos algo sobre la glándula pineal.

Sergio Felipe -La glándula pineal es un órgano sensorial de telepatía, inclusive de la mediumnidad que sería una telepatía que los individuos tienen con la dimensión espiritual. La glándula pineal es el órgano sensorial de la capacidad de captar o lo que otro siente, sea ese otro una persona encarnada o un espíritu desencarnado. La glándula pineal gestiona todos los ritmos del organismo como a qué horas cada individuo va a producir cada hormona, los latidos del corazón, los ciclos del humor, las hormonas sexuales, el ciclo del hambre. En fin todos los ciclos, siempre relacionados con el medio ambiente. Un desequilibrio de la persona ocasiona la desarmonía de esos ciclos. El sujeto en equilibrio lo refleja en el cuerpo. ¿Y para dónde se refleja? Hacia la glándula pineal que, captando esa energía equilibrada, transfiere el equilibro para el organismo.

-¿Por qué afirmó que existe una sincronicidad entre algunas personas en el nivel de captación de la telepatía, o sea, uno piensa lo que el otro está pensando, sería afinidad de almas?

Sergio Felipe
-Sí. La sintonía puede ser positiva o negativa. La sintonía por afinidad positiva lleva a una integración y son afinidades del alma. Ya sería una sintonía negativa cuando alguien está siempre con una persona en la mente, mas generando el efecto contrario, le puede llevar al odio.

-¿Esas afinidades de almas pueden proceder de vidas pasadas al punto de acabar de conocerse y sentir una sensación de familiaridad, protección y hasta añoranza?

Sergio Felipe
-Sí, hay personas que se unen por la pasión y después comienzan a brotar las diferencias de vidas pasadas. Comienzan a surgir reacciones negativas en la relación de aquellos que se unieron por la pasión y no saben de donde viene el sentimiento malo, una mezcla de amor y odio. Esto ocurre también en las relaciones de familia. Entretanto existen dos tipos de situación. Una en la que la persona proyecta un mito o una imagen que creó de determinada persona con la que se apasionó. Conforme la persona va conviviendo con el “mito” creado, constata que fue una proyección psíquica. A otra situación es que de hecho fue el reencuentro de otras vidas en las que se crearon afinidades de trabajo, amorosas, fraternas, conforme lo que representase aquella persona en el pasado. Esos reencuentros son muy frecuentes en todas las situaciones de nuestras vidas. Las emociones son una producción que la gente proyecta hacia el cuerpo provocando alteraciones saludables o enfermizas, según el tenor de sus impresiones emocionales. Cuando la tristeza del alma es profunda las enfermedades pueden surgir en el organismo.

-¿Las vidas pasadas podrían traernos espíritus encarnados a modo de ángeles de la guarda.?

Sergio Felipe
-Nuestras relaciones en la Tierra son regidas por afinidades del pasado. Existen personas con las cuales tenemos que reconciliarnos, transformar el odio en amor, el rencor en perdón. Están aquellas personas que tienen sintonía con otro, en una misión de unir esfuerzos para dar cuenta de una determinada tarea, están las personas que han venido para ser cuidadas por alguien y están aquellas que han venido para cuidar a alguien. Los papeles cambian como en una pieza de teatro, en la dramaturgia de la vida. Y por otra parte yo creo que cada persona tiene su mentor, o ángel de la guarda, espíritu que es el responsable por su proyecto reencarnatorio aquí en la Tierra.

-¿Tiene algo que ver la glándula pineal con la sintonía de las almas?

Sergio Felipe
-No, lo que sucede es que el cuerpo capta los reflejos de esa sintonía de almas que puede transformarse en deseo sexual porque reacciona junto a las hormonas. Se esas personas vivieron una pasión en otra existencia podría quedar en la memoria. Cuando regresan a la existencia y al reencuentro la pasión puede somatizarse en la forma de una producción hormonal e intensificar el deseo sexual. La interrelación sexual es un catalizador de reacciones psíquicas y trae todo lo que la personas tiene de bueno y malo.

-Usted dice que “La ciencia se calla cuando la fe se inicia”. ¿Qué explicación tiene esta frase?


Sergio Felipe
-El concepto de fe se interpreta de varias formas. Hay un tipo de fe que es sinónimo de conocimiento, el individuo cree en aquello que conoce. Ese conocimiento puede ser el camino de su predestinación, uno sabe que tiene que seguir aquel camino. En este caso es la fe razonada es la fe de la ciencia. Entretanto no todos nosotros conseguimos concebir por la razón porque el universo posee un territorio de nuestra convivencia que la razón no conseguirá explicar. Por otro lado con una sonrisa, un abrazo todo se resuelve. Este comportamiento es la fe que tiene un sentimiento de religiosidad que lidia con aquello que la razón no consigue explicar. El territorio donde la razón y la ciencia no llegan es el del sentimiento y el de la espiritualidad.

-Las emociones negativas debilitan el sistema inmunológico. ¿Y generan las enfermedades psicosomáticas?

Sergio Felipe
-Nuestro sentido común percibe una relación entre la emoción y las alteraciones del organismo, positivas o negativas. Los poetas del siglo XIX, por ejemplo, cuando caían en una tristeza profunda acaban muriendo. Las emociones son una producción que la gente proyecta hacia el cuerpo provocando alteraciones saludables o enfermizas, según el tenor de sus impresiones emocionales. Cuando la tristeza del alma es profunda las enfermedades pueden surgir en el organismo.

-Estudios de la Universidad Johns demuestran que aquellos con problemas emocionales o malhumorados son más propensos a contraer enfermedades graves como el cáncer entre otras enfermedades. ¿Cómo ve esa cuestión?

Sergio Felipe
-Las personas con mal humor se deprimen, son autosuficientes, son negativas consigo mismas y transportan ese negativismo en todo lo que les rodea. Bajo el punto de vista endocrino esas personas provocan el aumento de la hormona adrenocorticotrófica, que actúa sobre las suprarrenales, que aumenta la producción de cortizol, inhibiendo la defensa inmunológica. Es por eso que la tristeza que está en el alma se transporta hacia el cuerpo. Son las enfermedades psicosomáticas.

-¿Hay forma de evitar captar energías negativas de otras personas?

Sergio Felipe
-Si una persona entra en sintonía con otra que tiene energía negativa, la refuerza y acaba formando parte de esa psicosfera. Pero sino entra en la onda de la otra conseguirá mantener una defensa. Mientras que si se liga a una mente perturbada y se deja penetrar, la mente perturbada pasará a interferir.

-¿Por qué la Organización Mundial de la Salud colocó la espiritualidad en el área de la salud?

Sergio Felipe
-Aunque la doctrina médica predique que la medicina tradicional tenga que relacionarse con la cuestión humanística y espiritual, la espiritualidad es reciente en el área. Pero la OMS es bastante contundente en el aspecto de que la medicina debe ser -espiritual. Como la OMS trata de coordinar programas de Salud para las comunidades y todos las poblaciones tienen problemas orgánicos, mentales, sociales que abarcan creencias, hábitos y visiones de vida en un contexto espiritualista, entiende que las experiencias científicas sobre la espiritualidad junto a la salud son una consecuencia de la propia postura del órgano.

-Usted es director del Proyecto UniEspírito y tiene dos cursos en Internet. Háblenos algo sobre esto-

Sergio Felipe
–UniEspírita...si utiliza la fe como fuerza de vida, de coraje, como una visión existencial, su vida en la búsqueda de los destinos superiores, del auto-conocimiento, sabiendo aliar la trascendencia a nuestra realidad práctica aquí, sabiendo movilizar sus fuerzas positivas, practicando el bien, todo repercutirá en un bien a su salud. (Universidad Internacional de Ciencias del Espíritu) es un proyecto de la Fundación Espírita André Luiz que ya lleva diez años de trabajo. Busca los puntos de encuentro entre la filosofía, ciencia y religión, visando la integración del hombre en un . Construiremos una universidad libre, abierta, democrática, popular y comprometida con la ciencia y la cultura de alto nivel. La Universidad cuenta con varios países en grupos que trabajan de forma coordinada. Estamos invirtiendo en una enseñanza online, que son cursos multimedia, denominados e-learning, en los que el estudiante hace el curso a través de sistemas multimedia y también con clases presénciales, marcadas en el local con un calendario específico. El gobierno establece reglas para los cursos e-learning. Estamos llevando a cabo una experiencia pedagógica con dos cursos en la Web. uniespirito.com.br “Fenomenología Orgánica y Psíquica de la Mediumnidad” (que ya administré en varios países de Europa y estoy programando hablar del asunto en la Johns Hopkins University, que forma parte de las 50 mejores universidades de los Estados Unidos en el tema) e “Viajando por el Cerebro y la Mente”.

-Estudios publicados en revistas científicas comprueba que las personas que tienen fe viven más y se curan con más facilidad. ¿Cómo ve esta cuestión?

Sergio Felipe
-Depende. Si la persona tiene una “fe de trueque”, o sea si da algo a Dios para recibir algo a cambio nunca recibirá nada. Pero si utiliza la fe como fuerza de vida, de coraje, como una visión existencial, su vida en la búsqueda de los destinos superiores, del auto-conocimiento, sabiendo aliar la trascendencia a nuestra realidad práctica aquí, sabiendo movilizar sus fuerzas positivas, practicando el bien, todo repercutirá en un bien a su salud. Cuando alguien está acometido por un cáncer y no tiene una esperanza regida por su fe se entrega.

-¿De qué forma se produce energía positiva?


Sergio Felipe
-La física entiende que cuando se imprime una fuerza que mueve la materia se produce energía, realizando el trabajo. Cuando uno utiliza sus fuerzas para la realización transformadora de la vida, como profesional, ciudadano, como padres, hijos, en fin cuando uno produce positivamente utiliza su energía positiva transformando el medio que le rodea. El estado de euforia saludable de alguien depende de aquello que realiza en el mundo de acuerdo con su vocación y aptitud.

-¿Los disturbios psicóticos pueden estar relacionados con los casos de obsesión y trance?

Sergio Felipe
-Sí, en el contexto patológico de ciertos disturbios psicóticos puede haber un envolvimiento de la cuestión espiritual como los estados de trance y posesión, insertos en el CID 10, item 44.3 (Código Internacional de las Enfermedades). La posibilidad de interferencia de un mundo espiritual en los procesos de cura o enfermedad son fenómenos cuya visualización científica raya en la rareza. Tanto la enfermedad como la cura son procesos de conquista diaria, y en el caso de la cura, ardua lucha que lleva tiempo. En este caso solamente en el momento en que la persona se hace merecedora es que viene la curación (ley de acción y reacción espiritista). Esta cura está centrada en la transformación del espíritu en dirección de determinados valores como la fraternidad, la humildad, el perdón, el trabajo y el amor.

-¿En definitiva, qué hace bien al espíritu?


Sergio Felipe
-Lo que hace bien al espíritu es la capacidad de amar porque todo lo que existe en el universo es amor. Bíblicamente Dios es amor, todo lo que Él construyó es amor. Pero existen los objetos de la creación divina que a pesar de ser amor no son capaces de amar porque son seres inanimados. Los seres vivos se diferencia porque son capaces de amar. Lo importante para el espíritu es sustentar la capacidad de amar.

Extraído de la "Revista espiritista Alicantina"